30 ene. 2012

Sabias palabras


Despido este mes de enero reproduciendo unas acertadísimas frases que forman parte de una no menos acertada reflexión hecha por Biciatleta25 en su blog Los 42,195 y Dos ruedas. Merece la pena su lectura casi tanto como un buen entrenamiento.

Salud!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Para cuándo?


Para cuando vamos a dejar el examen de compromiso y sensatez con uno mismo.

No soy nadie y tampoco lo pretendo, me gusta vivir casi en el incógnito. No sé si tengo conocimientos para hablar de este tema, lo que si sé es lo que veo, y lo que veo no me gusta y como tal lo expreso.

No deja de sorprenderme, y cada vez más, como se le falta el respeto al organismo, al cuerpo, a nuestra esencia, en definitiva a nuestra vida. Se está alcanzando, o mejor debería de decir, nos están haciendo alcanzar, un modo de vida nada saludable aunque nos lo quieran vender como tal.

El boom deportivo que ha engendrado la sociedad y que por usufructo se está aprovechando el marketing de grandes marcas deportivas, está llevando a muchos corredores populares a quebrar su salud de una manera irrecuperable. Os habéis fijado como ha proliferado ciertos negocios al amparo de las lesiones deportivas y por ende, lo que sufren los bolsillos del deportista. No hablemos del precio que están alcanzando algunas carreras populares, cuyos organizadores se escudan en lo costoso de su preparación para meternos un aguijonazo del diez ¡¡¡ por favor !!!

Siempre he creído, que el origen del por qué alguien se inicia en la práctica deportiva es para dejar de pensar.
Alguien piensa que está gordo y comienza a correr para adelgazar. Se piensa en tener un cuerpo atractivo y generoso como el que sale en la revista deportiva. Los padres piensan que el mejor modelo a seguir es el deportivo, aleja a los hijos de ciertos vicios. También se piensa -en el fondo es lo más acertado- que haciendo deporte se olvidan determinados problemas, los problemas siguen estando ahí aunque se consigue atenuarlos en importancia.

Una vez dentro del círculo y enganchado por las endorfinas, se piensa en los cronos que le alzarán a lo más alto, o en las carreras que más carisma le puede reportar. También piensa, haciéndose castillos en el aire, hasta dónde podría haber llegado de haber comenzado mucho antes, pues seguramente al mismo sitio, los entrenamientos de alta intensidad no los aguantan todos.

Todo esto está muy bien si nos ayuda o beneficia en algún sentido, pero ahora pienso yo. Realmente ¿ha pensado esa persona con exceso de peso en una revisión médico-deportiva antes de comenzar? ¿Ha pensado esa persona que quiere tener ese cuerpo de revista, como lo han conseguido? ¿Piensa esa persona que quiere alcanzar grandes marcas, en los años que tiene y en su vida deportiva anterior? Creo poder decir, aunque suene algo presuntuoso, que no. Todo esto lleva a realizar entrenamientos carentes de sentido, nutriciones míseras o excesivas, descansos nulos, y unos objetivos fuera de lugar.

El ejercicio físico produce oxidación celular, destruye masa muscular, afecta a los ligamentos, tendones, articulaciones, etc. Visto así se podría decir que el deporte es perjudicial para la salud. Si y no.

Si se deja al organismo que recupere el tiempo necesario y que actúe la tan manida y poco usada, supercompensación, el organismo se recuperará por encima del punto de estrés al que fue sometido, volviéndose más fuerte y preparado para otra situación de fatiga mayor. El no respetar esto llevará al fracaso y frustración del deportista en el mejor de los casos.

Que nadie piense que el que suscribe está por encima del bien y del mal, y que no ha errado nunca. Me he equivocado como el que más, en ocasiones por falta de orientación y en otras por deseo de sobresalir en el ámbito competitivo. Lo que siempre he intentado es aprender de los errores y no cometerlos dos veces, y ahora con una edad más o menos avanzada, adaptar los entrenamientos a mi edad biológica.

¿Qué he conseguido con ello? pues verdaderamente no lo sé, el paso del tiempo lo dirá. Lo que si tengo claro a día de hoy es, que aún me motiva entrenar y participar en alguna carrera.

Termino como inicié, "No sé si tengo conocimientos para habalar de este tema, lo que si sé es lo que veo, y lo que veo no me gusta y como tal lo expreso".

Se coherente con tus entrenamientos y objetivos, y sobre todo, no se te olvide descansar.

Huye de los gurús que tanto saben de entrenamientos, últimamente abundan mucho.

¡¡¡Escucha a tú cuerpo!!!.

No te dejes llevar por el marketing demagógico de ciertas grandes marcas, seguramente no estés preparado para ese reto que tanto anuncian.

Defendamos las carreras de barrio, son más humildes y se puede hacer los que más nos gusta ¡¡¡correr!!!


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fuente: http://biciatleta25.blogspot.com/

6 comentarios :

Dan que pensar algunas de esas reflexiones, si señor.

Totalmente de acuerdo con lo que dices. En mi caso, creo que el ego de querer conseguir la marca que me había establecido, me jugó una mala pasada.
saludos!

Cuánta razón! el descanso es sagrado, qué pronto lo olvidamos a veces

Podrias poner unos puntos y apartes, no?

Anónimo: En primer lugar, y como ya dije al principio del post, se trata de un texto publicado en otro blog. Me he limitado a reproducirlo siendo fiel a los signos de puntuación que el autor original añadió.

No acabo de entender tu comentario, y no sé si tomármelo como ironía o como producto de ver el post en un navegador web que lo reproduzca sin los signos de puntuación adecuadamente colocados.

Si es la segunda opción, te recomiendo que pruebes con otro navegador, así quizás veas los puntos y a parte (por cierto, va separado). Si es la primera opción (la de la ironía), insisto: me limité a reproducir el texto original. En el caso de que hubiera sido de creación propia, los signos de puntuación los pongo donde me sale de las narices, que para eso es mi blog.

Salud!

Muy Interesante la entrada. Estoy de acuerdo que por una razón u otra, nos pedimos mas de lo saludable ... y acaban saliendo lesiones.
Pero lo importante es aprender de esos errores y disfrutar del deporte que nos gusta.
Saludos

Publicar un comentario