Vivobarefoot Neo

Mis nuevas compañeras

El calzado deportivo

como instrumento de separación

Mi primer medio maratón

Crónica y reflexiones

Hombres y mujeres

¿Pies diferentes?

La propiocepción

Escuchando a tu cuerpo

30 sept. 2012

Tercer trimestre del segundo año

Como viene siendo habitual desde principios del presente año, al finalizar cada trimestre hago un pequeño balance de lo que ha supuesto ese período de tiempo en mi preparación física y mental. Aunque es la única referencia a mis entrenamientos que plasmo en este blog, y es cada tres meses, procuraré no extenderme ni entrar en muchos detalles para no aburrir al personal.

He seguido entrenando con regularidad durante los tres meses, saliendo cuatro veces la mayoría de las semanas. Pese a ello, no he sido muy constante con el planning que estoy siguiendo, es decir, ha habido ocasiones en las que he entrenado pero sin hacer caso a la sesión que supuestamente me tocaba, sino he ido más a mi bola... Esto ha sido debido a la dureza de algunas de las sesiones del planning (que he preferido aplazar para otro día) y a la participación en algunas carreras populares que han ocupado un día de entrenamiento y me he visto "forzado" a reorganizar las respectivas semanas. Pero lo importante es que he mantenido la continuidad, entrenando en soledad, salvando las inclemencias temporales (excesivo calor) y además añadiendo algunas novedades que paso a relatar ahora.

La primera de todas ha sido el intento de incorporar un poco de desnivel a todas mis sesiones, significando esto que, independientemente del entrenamiento que haya hecho, siempre he procurado que hubiese algún sector con desnivel. Normalmente estoy salvando unos 300 metros de desnivel en cada salida, y aunque a priori no es mucho, acostumbrado como estaba a entrenar sesiones por terrenos completamente llanos, se ha hecho notar.
Supongo que al final ese esfuerzo servirá para algo, aunque de momento ya tengo mucha más ligereza y facilidad para afrontar las mismas largas cuestas que me hacían rendirme al principio; progresando, sin duda...

Otra novedad ha sido incorporar de manera constante mis Huaraches a los entrenamientos. Aunque en breve escribiré sobre los primeros 300 km con ellos, de momento sólo tengo buenas palabras para las sensaciones que me han proporcionado. No he dejado de prestar atención a la técnica día tras día (con algún vídeo que otro que he grabado para analizarme), intentando pulir defectos y detalles que después de más de un año y medio corriendo "minimalista" siguen apareciendo; aunque di por terminada mi "transición" hace bastante tiempo y el "minimalismo" es "un viaje sin retorno", presiento que también es "un viaje sin fin", para lo bueno y para lo malo...

Las salidas por la montaña han escaseado, sobre todo por el calor agobiante que ha hecho, pero quizás la principal razón que me ha hecho no aventurarme a entrenar por allí, sea mi actual inestabilidad anímica (afectada sin duda por los pésimos tiempos que corren y el desempleo), haciendo que no me apetezca encontrarme sólo en medio del monte. Prefiero tener "una vía escapatoria" cerca... Intentaré mejorar en ese aspecto también, y aunque quizás necesite algo de "ayuda", esperaré a ver qué me depara la vida en un futuro inmediato...

Finalmente, mencionar que el día 20 de este mes se cumplió exactamente un año y medio desde que fumé mi último cigarrillo; realmente no hace tanto tiempo, pero para mi es una eternidad, y la mejoría física es evidente. Por otro lado, he logrado alcanzar un peso que no recuerdo haber tenido nunca, ni de joven. Estoy rondando los 68-69 kg, casi 20 menos que lo que tenía cuando empecé a correr, o sea, hace un año y nueve meses...
Orgulloso, contento y con ganas de seguir sumando.

Los datos:
Km totales del trimestre: 503 (julio:159 /agosto:168 /septiembre:176)

Días totales de entrenamiento: 44 (julio:13 /agosto:16 /septiembre:15)

Distancia media por entrenamiento: 11,43 km

Altitud ascendida total: 10372 m (julio:2462 /agosto:3624 /septiembre:4286)

Salud!

27 sept. 2012

Los resultados de la encuesta

Este post lo voy a dedicar enteramente a compartir con ustedes los resultados de la "encuesta" de hace algunos días titulada "La Gazza Ladra y tú", y a explicar sus repercusiones en este blog.

Lo primero que quiero es reiterar lo que dije en la entrada anterior: muchísimas gracias por haber participado; aunque el número de respuestas puede parecer que no es excesivamente alto (30), es justamente el número que me interesa, no por la cantidad en sí, sino porque esas 30 personas que participaron, se merecen toda mi atención, halagos y lisonjas.

Después de estos agradecimientos, y sin entrar en detalles que puedan resultar pesados, me gustaría resaltar algunos aspectos que llamaron mi atención:

- El 63% de participantes declaró no ser seguidor de manera pública (utilizando el "widget"). He de confesar que di por hecho que todos iban a saber a qué me refería con esa palabreja, pero algunos comentarios me indicaron que me equivoqué. Resultó que el porcentaje mayor de respuestas fueron de lectores "no identificados", lo que significa que hay gente anónima por ahí que visita y lee el blog; aunque nunca deje comentarios ni se haga notar, se reconocieron "lectores habituales". No puedo estar más contento.

- Otra sorpresa me la llevé en el asunto referente a la manera en que la gente leía el blog, si por medio del "feed" o acudiendo directamente al sitio web. Aquí volví a cometer el mismo error (¿qué es el feed?, se preguntaron algunos). Como yo prácticamente leo todo por "feed", asumí que todo el mundo lo hace... grave error.
Esta respuesta fue determinante para darme cuenta de que tanto el contenido extra del blog (links, documentación anexa, etc), como el diseño del mismo, deberían ser tenidos en cuenta de una manera más notoria ya que hay más gente de la que yo pensaba que acude a la portada del blog. Así que como habrán podido comprobar, he dado nuevo aspecto al sitio pensando en esos lectores que no usan "feed", y aprovechando mejor este espacio para poder compartir más información y otros detalles con dichos lectores o visitantes ocasionales.
Espero que les guste la "nueva pinta"; intentaré ir mejorándola cada vez que pueda.

- En cuanto al asunto de añadir otros temas en el blog, y a pesar de que ni yo mismo estaba seguro de querer hacerlo, me interesaba la opinión de ustedes al respecto. La conclusión fue clara: a la inmensa mayoría le resulta indiferente, aunque a casi todos les interesan los temas políticos, sociales y la música. Como lo que prima es el deseo y no los gustos, no voy a añadir nuevos temas basándome en que a la gente "le da igual"... Pues como "da igual", no los añado, así me ahorro trabajo inútil y les ahorro a ustedes algún posible disgusto.
Aprovecho esto de los "temas" para comentar que también ganó por mayoría el grupo de gente que practica otro deporte (aunque aquí también reconozco el mal enfoque de la pregunta); casi todos son deportistas de los "de verdad", "polideportistas"... Siento no haber hablado de otros deportes más a menudo, pero había pasado por alto esa opción. Pese a que no soy un gran conocedor (como no lo soy del running tampoco), intentaré añadir de ahora en adelante algún post "polideportivo" para hacer esto más variado y al gusto de más gente.

- Y por último, comentar que la encuesta era anónima, detalle importantísimo que se me olvidó decir y que quizás coaccionó a muchos a dejar algún comentario en la última cuestión. No obstante recibí algunos con firma al final (o implícita) a los que quiero agradecer especialmente ese detalle, y a los "anónimos" que añadieron algunas palabras también, ya que no hubo muchas "fuera de tono".

En definitiva, la encuesta ha sido enormemente enriquecedora para mi, dándome muchos ánimos a seguir con esta humilde bitácora personal y a afrontar nuevos retos en ella. Los deportistas que tienen blog, se pueden imaginar los complicado que es mantenerlo habiendo tomado como premisa inicial no hablar de entrenamientos personales (no creo que interesen a nadie), no ser repetitivo (con, por ejemplo, análisis de productos deportivos de manera "automatizada", etc), y procurar escribir de algo medianamente distinto de lo que se escribe en el resto de la blogosfera deportiva.

Pues sí, ahora que lo pienso, es todo un reto que espero compartirlo con ustedes.

Gracias por estar.

Salud!

PD: En esta nueva portada del blog, he añadido algunos enlaces a redes sociales así como mi correo electrónico por si se tercia alguna conversación o lo que ustedes crean conveniente comentar.

25 sept. 2012

Otro estudio más, y van...


Hoy les dejo con un vídeo bastante significativo sobre un estudio realizado por el profesor Joe Hamill (Universidad de Massachusetts), junto con los doctores George Murley y Daniel Bonanno (Universidad de La Trobe, Australia) en el que discuten sobre los efectos biomecánicos del correr descalzo.
El vídeo forma parte de los documentales científicos "Catalyst" de la televisión australiana ABC.

Está en inglés, con lo cual, el que no entienda ni "papa", pues mal lo va a tener. Yo a lo más que puedo hacer (porque me niego a traducirlo por completo) es comentar que el estudio aporta pocas cosas nuevas a los estudios anteriores, lo que no quiere decir que las conclusiones que se extraen de todos ellos no sean claras, directas, específicas e incluso, obvias, por lo menos para los que empleen la lógica y el sentido común.

Otra cosa es lo que cada uno luego decida hacer con su manera de correr, su mecánica y su técnica de carrera, terreno en el que no me quiero meter e intento no hacerlo, de verdad, aunque todavía haya gente que piense lo contrario...

Pd: Muchas gracias por las respuestas en la encuesta del post anterior; han sido bastante clarificadoras. La dejaré "abierta" (la encuesta) algún día más por si hay alguien que se le pasó. Prometo en breve compartir los resultados y las conclusiones con todos ustedes.

Salud!



23 sept. 2012

La Gazza Ladra y tú




Mil gracias.

Salud!

20 sept. 2012

Hombres y mujeres. ¿Pies diferentes?.


Hoy voy a hablar de un tema que desde que me empecé a interesar -y a desinteresar al mismo tiempo- en el calzado deportivo como instrumento y no como mera "decoración corporal", siempre me ha parecido curioso. Voy a compartir con ustedes las preguntas que me he hecho al respecto:

- ¿Por qué hay modelos de zapatillas deportivas diseñados para mujeres y para hombres?.

- ¿Son los pies de ambos sexos diferentes anatómicamente hablando?.

- ¿Puede un hombre calzar una zapatilla de mujer y viceversa?.

- Y la más importante: ¿por qué los modelos diseñados para mujer siempre tienen los colores más atractivos?...

Bromas aparte, he buscado información en la gran enciclopedia virtual llamada Internet y he encontrado algunos asuntos interesantes.

Al margen de la gente que habla amparada en los grandes dogmas podológicos preestablecidos, defendiendo que todo pie humano viene "mal" por naturaleza (pronador, neutro o supinador) y hay que etiquetarlo para poder prescribirle una plantilla correctora, una cuña, una sujeción o cualquier otro "aditivo" que no consigue más que esquilmar el bolsillo del paciente y enmascarar su verdadero problema (la mala educación que ha sufrido el pie durante años), al margen de las supuestas deformidades congénitas del pie (plano, cavo, talo, valgo, varo...), y al margen de las enfermedades neurológicas o de cualquier otra índole que puede sufrir el pie humano, no he logrado encontrar diferencias anatómicas entre los pies de una mujer y los de un hombre. Obviamente, por norma general (que no por ley natural) se dan una serie de características propias de cada sexo, como por ejemplo la mayor anchura del pie masculino sobre el pie femenino o la mayor altura del arco plantar en las mujeres, pero bajo mi punto de vista, no se pueden contemplar como diferencias anatómicas propias de un sexo o el otro.
No obstante, que quede claro que lo que digo es opinión personal, ya que hay estudios que sostienen que dichas diferencias deben ser tenidas en cuenta para el diseño del calzado deportivo.

- ¿Por qué "no estoy de acuerdo" con dichos estudios?

Evidentemente no pongo en tela de juicio la labor de investigación de los profesionales ni sus conclusiones, faltaría más, pero sí tengo la opción de hacerles caso o no; de eso me di cuenta hace tiempo cuando empecé a correr descalzo y a usar zapatillas minimalistas.
Bien, si a día de hoy fuera un corredor "al uso", es decir, si fuese una persona que entrenase o compitiese con zapatillas tradicionales (amortiguación, soportes, correcciones de pisada, etc), probablemente tendría en cuenta los datos de estos estudios y las opiniones de los profesionales a la hora de usar unas u otras zapatillas, obligado por la supuesta deformidad de mi pie (siempre hay alguna para los podólogos o traumatólogos), pero como lo único que miro en una zapatilla es su flexibilidad, su forma anatómica (real) y su ligereza, no tengo problemas.
Aparte de esto, creo profundamente en la gran variedad de colores y formas que presenta la raza humana, siendo cada uno de nosotros únicos -con los pies incluidos-, así como en la indiscutible labor de la Naturaleza a la hora de crear los seres que pueblan este mundo.

¿Por qué iba a existir un ser -supuestamente el más desarrollado-, con las extremidades "defectuosas"?. Si seguimos los datos de los estudios, indican que sólo un 40% de los corredores tienen el pie "neutro", es decir, sin ningún tipo de desviación, o sea que esos mismo estudios están certificando que el 60% restante de los corredores vienen con defectos "de fábrica"... Es, cuando menos, sospechoso, ¿no?...

¿E históricamente?... ¿qué me dicen?... ¿alguno se ha parado a analizar el tipo de calzado que ha usado el ser humano para caminar (y correr, por necesidad) durante su historia?... ¿llevaban algún tipo de elementos correctores o de sujeción?...

Además, ¿sólo hay que tener en cuenta estas "deformidades" a la hora de correr?... ¿por qué los zapatos "de calle" no están diseñados para según qué tipo de pie?, máxime cuando la gran mayoría de gente corre con la misma mecánica de apoyo del pie que como cuando camina (talón)...

Alguno dirá, ..."es que al correr se generan otras fuerzas, otros impactos que requieren una protección extra para el pie"... Y con esta frase vuelve a poner en tela de juicio a la madre Naturaleza, presuponiendo que no diseñó al humano para correr... Y aquí, por fin, llegamos al punto clave: ¿Nacimos para correr?... Sin leer el best-seller y utilizando la lógica, ya tengo mi respuesta. Prefiero "desconfiar" de un estudio que de la Naturaleza

Basándome en estas premisas, y volviendo al tema, llego a la conclusión de que un corredor minimalista puede usar una zapatilla de mujer, y viceversa, sin ningún tipo de objeción; así de sencillo.

Lo único que hay que tener en cuenta es la comodidad a la hora de calzarlas, el resto es accesorio.

Los que no estén de acuerdo deberán hacer caso a las recomendaciones de los fabricantes de calzado deportivo (minimalista o no) y elegir el calzado más acorde con el tipo de pie.

Yo mientras, intentaré en el próximo par de zapatillas que me compre, elegir un color diseñado "sólo para mujeres"...

Salud!

Referencia 1. Referencia 2. Referencia 3.

16 sept. 2012

Me duelen las rodillas al correr...





Lo siento, pero de momento no tengo nada que ver con este vídeo, y por lógica, con ningún dolor de rodillas...

Salud!

11 sept. 2012

¿Iron...qué?...


Si te gusta el deporte, si te gusta el triatlón, si crees que el Ironman es "lo máximo", si sabes apreciar la belleza de los paisajes nórdicos o si eres mínimamente sensible, te ruego encarecidamente que "cheques" este vídeo.

Se trata de un pequeño resumen del Norseman, un triatlón extremo, con distancia Ironman (3,8k a nado+180km en bicicleta+42km corriendo) pero disputado en condiciones meteorológicas durísimas, salvando una distancia de 5000 m entre la salida y la llegada, y para colmo, cada corredor debe llevar su propia asistencia... Ahí es nada.

Salud!



Pd1: Si quedaste impresionado (como yo) con el vídeo, en el apartado "Hints & Tips" de la web del evento hay seis vídeo más que no tienen desperdicio.

Pd2: Gracias a Santa Cruz por enseñarme esta prueba que obviamente desconocía.

10 sept. 2012

La carrera popular donde todo empezó.


Ya conté el otro día, el año pasado por estas fechas estaba corriendo mi primera carrera popular, y este fin de semana volví a disputar la misma prueba, convirtiéndose así en la única que he repetido hasta ahora.
El principal atractivo de la carrera estaba en saber si el año de entrenamientos que separaba ambas participaciones se vería reflejado en el tiempo final de la prueba.
De resto, nada nuevo: las siempre agradables sensaciones de correr por las calles de mi ciudad, los mismos de cada carrera popular en los primeros puestos de las clasificaciones y lograr pasar un buen rato, aunque a decir verdad, la presencia de mi padre en la línea de salida le aportaba un inestimable valor al momento...

Como siempre y para no aburrir, me ahorraré crónicas y detalles sin interés. Simplemente comentar que se trataba del mismo circuito que en ediciones anteriores - 8 km por asfalto y adoquín - y que partía con la referencia del tiempo logrado el año pasado: 42:49 (oficiales), lo que arrojaba un ritmo de 5,21 min/km, que no estaba mal para aquella época. Este año me dije a mi mismo que por lo menos tenía que bajar de los 40 minutos, asegurándome así llevar un ritmo máximo de 5 min/km, pero que básicamente iba a intentar "correr" algo, ya que el año pasado acabé muy relajado...

Sin mirar el reloj ni una sola vez, me impuse el ritmo que creí adecuado para lograr mi objetivo, dejándome guiar por el cuerpo y tomando como referencia las sensaciones que tengo mientras entreno... Al final acabé en 36:57 (oficiales), revelando unos buenos 4:38 min/km de ritmo medio. Las sensaciones fueron bastante buenas y aunque no acabé como el año pasado en que casi parecía que había regresado de dar un paseo, no entré en meta con la cara de verdadero sufrimiento con que llegaban algunos, lo que me indica que todavía puedo (y quiero) correr más.

En definitiva, me quedo con lo importante: casi 6 minutos de mejora de un año a otro, lo que significa que sí, el año de entrenamientos ha "servido" para algo.

La anécdota fue que mi padre sigue en racha y ya casi va a podio por carrera; esta vez quedó tercero de su categoría (con casi el mismo tiempo que marqué yo el año pasado...) llevándose un trofeo y un vale en artículos deportivos... No hay quien lo pare.

Si todo sigue igual, supongo que el próximo año estaré otra vez en esta carrera popular, celebrando otra vez mi "bautizo" e intentando "rascar" algunos segundos al tiempo sin perder la sonrisa.

Salud!

4 sept. 2012

El calzado deportivo como instrumento de separación


Uno de los temas que más suscitan mi atención en relación al mundo del running es el movimiento barefoot/minimalista. Como saben, desde que empecé a correr hace algo más de un año y medio, lo llevo haciendo según los preceptos de este movimiento, abandonando la amortigüación, y por ende, cambiando la forma de correr que ésta te proporciona.
En ese tiempo en el que comencé a correr, también abrí esta pequeña ventana al mundo digital buscando motivación para ayudarme a no abandonar. Al principio, casi todos mis escritos en este blog estaban basados en la defensa a ultranza del barefoot/minimalismo, manteniendo en mente la idea de compartir experiencias y desde mi humilde posición de novato, mostrar al resto de la comunidad de corredores la manera en que yo estaba llevando mis entrenamientos, cómo corría, mis sensaciones cuando lo hacía descalzo o con zapatillas minimalistas, etc.
Después de haber tenido múltiples quebraderos de cabeza y discusiones "digitales" con algún intransigente que otro, comprendí que este tema es como todo lo demás: cada uno tiene su manera de verlo y por mucho que se intente, nada hará que algunos cambien de opinión. Además, también entendí que adoptar el papel de "defensor" del movimiento barefoot/minimalista mediante aportación de datos científicos, estudios, documentos, traducciones, etc, no sólo me restaba ingentes cantidades de tiempo y esfuerzo, sino que además, me trajo más "problemas" que satisfacciones y al final todo resultaba ser absolutamente inútil; a excepción de unos pocos que siempre han mostrado interés, para el resto de lectores, todo esto del barefoot/mnimalismo es una simple anécdota que recordarán con sorna dentro de unos años.

Aunque evidentemente sigo creyendo a pies juntillas en el "movimiento", no sólo porque lo practico casi a diario sin haber tenido el más mínimo problema físico, sino porque veo que la cosa crece -de manera exponencial en países desarrollados y a menor velocidad en España-, adoptar esta postura de permanecer en el oscurantismo mediático me ha ayudado a ver todo el asunto con otros ojos; me ha reportado paz y sosiego aunque sea renunciando a mi natural vocación de compartir experiencias y enseñanzas. Hasta en esto la egoísta sociedad actual dicta sentencia...

Todo este rollo, además de rellenar espacio en el post, sirve de introducción al tema que quiero poner sobre la mesa en el día de hoy.

Se están dando casos, pocos aún, de la creación en algunas carreras populares (predominantemente de montaña) de una categoría barefoot/minimalista que compite aparte de la categoría normal. La Cursa de la Diada o la Roncesvalle-Zubiri y alguna más que se me escapa, son algunos ejemplos de esta tendencia.

Mi opinión al respecto no es muy positiva: en las carreras populares, sólo creo en la separación de sexos, edades y distancias y no en según qué te pongas en los pies.

Aunque a priori pueda ser una iniciativa interesante y original, no la apoyo, y quedando claro que soy un defensor del movimiento barefoot/minimalista, lo soy para que haya una total integración del mismo, como una opción más, en el mundo del running, y no para que se siga mirando como una curiosidad o como una anécdota. Me parece contraproducente, hacer distinción entre calzado minimalista y tradicional en las carreras populares, demostrando así que no pueden ir "de la mano" ambas opciones. En definitiva, que cada uno corra como le de la real gana sin haber distinciones; el que lo haga más rápido, gana, y el que disfrute más, gana también. Es fácil...

La clave está, creo yo, en que el deporte debe ser un medio de unión y comunión y no de separación, lleves el calzado que lleves. Además, según mi opinión, correr en categorías separadas es otro argumento para los anti-barefoot/minimalista (que los hay, y muchos); es reconocer que con este tipo de calzado no se pueden lograr los mismos objetivos (de marcas o distancias) que con calzado tradicional. Olvidándonos de temas meramente comerciales como el patrocinio de la categoría barefoot/minimalista por parte de una marca o tienda de calzado deportivo, no le veo el sentido a todo este tema...

Soy consciente de que mis pensamientos y reflexiones son a menudo bastante radicales, y que muchas veces tengo que hacer el ejercicio de alejarme del asunto para lograr ver una perspectiva más objetiva, pero en este caso, no consigo llegar a ella. Además, se podría decir que estoy jugando el papel de abogado del diablo, ya que estoy criticando (en el buen sentido de la palabra) algo que defiendo, pero mi deber y honestidad me hacen expresar mi verdadero sentir en todo esto...

¿Alguien opina como yo, o sigo siendo un extraño en tierra de nadie?...

Salud!

Foto Original: http://lindadoke.blogspot.com.es/
Montaje: La Gazza Ladra


3 sept. 2012

La siguiente


Cómo pasa el tiempo.

El próximo sábado (si las cosas siguen su azaroso y natural curso), cuando esté corriendo la nueva edición de la Carrera Popular del Santísimo Cristo de La Laguna, se cumplirá un año de mi estreno en estas lides de ponerme un dorsal.

Todavía recuerdo lo bien que lo pasé; la sonrisa que mantuve desde que se dio la salida hasta que llegué a meta; lo tranquilo y relajado que corrí (si a aquello se le podía llamar correr); la alegría que me daba ver a mi familia animando en cada esquina del recorrido; la satisfacción de verme "moviendo el esqueleto" después de años y años de sedentarismo; las caras de algunos mirando de reojo mis Fivefingers...


Seguramente, en esta próxima edición habrá un par de cosas que cambien:

-Salvo lesión o abandono por otra causa, la lógica me dice que haré mejor tiempo.
-Si finalmente se decide a participar, tomaré la salida con mi padre, lo que engrandecerá mi carrera y mi satisfacción.
-Probablemente no acabe con la sensación aquella de... "¿ya se acabó?" que tuve el año pasado.

Lo que espero que no cambien sean todas las buenas experiencias que tuve corriendo por mi ciudad natal, lugar habitual de mis entrenamientos, acompañado por otras personas con la misma ilusión que yo...

Ya contaré cómo me fue.

Salud!