11 ene. 2012

Gadgets para llorar

Hay muchísimos bloggers que se dedican a hacer de "testeadores de gadgets", compartiendo con sus lectores sus impresiones acerca de uno u otro artículo dedicado al mundo del running. Normalmente suelen ser corredores populares con amplia trayectoria en carreras de pueblo, (sin querer menospreciar éstas, que no se me malinterprete) y que suelen poseer un colega en una tienda de deportes. Digo esto porque hablan de los productos como si los hubiesen probado todos, aunque en ocasiones se delatan y sus descripciones corresponden a la página oficial del "gadget" o a la aparecida previamente en un blog anglosajón.

Hasta ahora, la característica común de casi todos estos "críticos" es la aplicación estándar de clasificación de zapatillas, es decir, se refieren a ellas como productos destinados para corredores de tal o cual peso, para ser usadas durante tantos kilómetros, en tal tipo de competiciones, para corredores que tengan tal tipo de pisada, etc, etc. Lo típico, tópico y carente de todo sentido desde mi punto de vista.
Curiosamente, con la llegada a este país del movimiento minimalista en el calzado deportivo (antes de ayer...), dichos bloggers se han dedicado a aplicar sistemáticamente esos métodos de clasificación de las zapatillas "tradicionales" a las recién llegadas, además con cierta inquina y todo sea dicho, con bastante desconocimiento de lo que hablan. De esta manera se pueden leer críticas referentes a la poca amortiguación que poseen o a la nula sujeción o corrección del pie, características estas determinantes para dictaminar si una zapatilla deportiva se puede considerar minimalista o no.

Con el paso de los meses y la incorporación de líneas de calzado minimalista por parte de muchas grandes marcas (aunque a algunos les pese reconocerlo...), muchos de estos "gurús de las zapatillas" se han visto "iluminados" y han empezado a cambiar sus pseudoanálisis aplicando una terminología algo distinta de la de hace unos meses. Por ejemplo, lo que antes era una fina suela sin protección ni amortiguación, ahora es "un perfil bajo, muy próximo al suelo, para hacerla estable" -¿entonces las zapatillas tradicionales, con sus super-suelas promueven otra cosa que no sea la estabilidad?-; lo que antes era una ineficiente diferencia de "talón/puntera", provocando dolores en el arco plantar, ahora es una promoción de la pisada natural que logra recibir una buena respuesta de la superficie sobre la que se corre... Lo que antes era un ¿esto qué es?, ahora tiene su propia categoría (etiqueta) en sus blogs, y ya se pueden leer términos como "barefoot", "minimalista", o "transición".

Aún así, y a excepción de zapatillasminimalistas.net, todos y cada uno de los blogs de habla hispana que conozco dedicados al análisis de artículos deportivos, siguen cometiendo errores de base como apostillar sus "posts" con aquello de "zapatillas destinadas a entrenamientos cortos o rápidos", "válidas para corredores de pisada neutra" y demás barbaridades.

Esto debe ser como el aprendizaje memorístico o repetitivo, que se produce cuando el alumno memoriza contenidos sin comprenderlos o relacionarlos con sus conocimientos previos, no encontrando significado a los contenidos; como los desdichados animales de circo, para que se me entienda...

Me despido recordando una canción del gran genio B. Marley:
Time will tell...

Salud!

8 comentarios :

"El tiempo lo dirá por testigo" como decía tu abu... Besos

Gustavo amigo, estoy contigo. Lo del análisis de zapatillas se está pareciendo a la revista fotogramas. Compras la revista y no hay ninguna crítica mala, todas las pelis son cojonudas. Utilizan una prosa que parece que todo es bueno. ¿pero no hay zapatillas malas, no hay zapatillas que sean pésimas? ¿por qué cuando se pone una crítica de zapatillas se utilizan los mismos tópicos?. Un saludo.

Solución fácil: no leer nada de este tipo; nunca dicen nada nuevo.

Hace un tiempo dejé de poner fotos en ciertas webs de fotografía por un motivo parecido. Todas eran buenas. Y como alguien se atreviera a criticar algo se montaba el pollo. La solución que recomienda Manuel fue la clave.

Gracias por la mención Gustavo.

Desde luego es mucho más rentable y fácil "probar y analizar" a granel sin pararse a ver los fallos (o sin querer verlos). O peor aún, hablando por boca de las marcas.

Nosotros seguimos apostando por probar de forma exhaustiva y por hablar claro de los productos que nos llegan a las manos (aunque no deja de ser una opinión subjetiva, claro está).
Este método es lento y poco adecuado para hacer amigos entre las marcas, pero al menos es el más útil y fiable para el usuario final.

Un saludo

Toda la razón Gustavo!!! creo que detrás de todo esto esta don dinero, como les pagan a las revistas pues siempre se habla bien del producto y ya esta. Buen análisis!
Feliz año 2012!!
bss
Tania

¿No creéis que las críticas son buenas, porque hablan de las zapatillas que son interesantes? De las malas pues no se habla. Aunque creo que hay alguna página de gadgets que te habla de alguna zapatilla mala criticándola pero que tiene buena publicidad

Publicar un comentario