15 ene. 2012

II Trail Nocturno Villa de Tegueste (Impresiones)

Antes de nada, en relación a los últimos comentarios recibidos sobre el cierre del blog, aquí dejo el enlace del post de hace poco más de un mes, en el que intenté explicar las razones, aunque como allí dije, no tengo claro qué va a pasar; teniendo en cuenta las muestras de apoyo y ánimo para que siga escribiendo en este sitio, creo de momento dejaré aparcada la idea de cambiar de aires y tal vez haga un lavado de cara al blog, un cambio de título y les agradezca a todos ustedes su fiel visita y lectura. Eso en breve, pero de momento vamos con la pequeña crónica de la "carrerita" del fin de semana.

Como ya expliqué en el post anterior, se trataba de una carrera de montaña pero con la peculiaridad de correrse íntegramente por la noche. También comenté que ya había realizado el trazado por el día haciendo una caminata deportiva con mi padre y por la noche yo sólo para probar luces, sensaciones y hacer un segundo reconocimiento de la ruta.

La salida del II Trail Nocturno de la Villa de Tegueste se dio puntualmente, con un ambiente muy agradable, mucho público y unos 330 corredores (no hago especificaciones de sexo). Yo estaba en el grupo de cola y salí con tranquilidad, aunque veo que la gente empezó a tope, sobre todo para coger buenas posiciones antes del embudo que se formaría a los pocos cientos de metros donde comenzaba el sendero en el que había que ir en "fila india". No voy a entrar en detalles de la carrera para no cansar, simplemente decir que apenas mejoré el registro hecho en los entrenamientos; acabé en un tiempo de 2 horas y 3 minutos, en el puesto 223 de la general.
La carrera transcurrió más o menos como pensaba pero con alguna variación importante: La tensión de ir en senderos estrechos y peligrosos como aquellos corriendo tan pegados unos a otros, es demasiada (agradecí los escasos momentos de soledad y oscuridad, aunque para algunos esos momentos eran de miedo, para mi eran un alivio); sin duda la tranquilidad del entrenamiento fue mucho más agradable. Como contrapartida, evidentemente no es lo mismo ir a tu ritmo que verte obligado a seguir el ritmo del de delante por el poco espacio para adelantar que había, dándole un plus notable de emoción-riesgo a la carrera.
El otro dato importante es que la subida que marcaba el recorrido, la más importante de los 15 km, se me hizo interminable. A pesar de conocerla, la subí a duras penas y con momentos muy duros psicológicamente hablando; ver cómo se me escapaban los que llevaba delante desde el principio y ver cómo te adelantan algunos sin poder hacer más que ceder el paso, me pesó como una losa. Un dato lo dice todo: de las 2 horas que invertí en los 15 km, los 2 que correspondían a dicha subida los hice en media hora... Repito: 2 kilòmetros en media hora... demoledor. Se pueden imaginar el grado de pendiente que tenía la subida y lo mal que la afronté. Tal vez fue el haber llevado un ritmo excesivo desde el principio o una simple "pájara", pero cuando el terreno volvió a ser "llano", di las gracias al cielo. Lo positivo es que durante los siguientes kilómetros de llaneo, me sentí muy bien, volviendo a recuperar algunas posiciones perdidas en la subida y alcanzando velocidades interesantes para ser por la noche y en terreno totalmente irregular.
Al final, llegada apoteósica y muy emocionante por lo bien montada que estaba: mucha gente, una alfombra, un gran foco y mi gran sonrisa.

En general, acabé muy contento por ser mi estreno en carreras de montaña, y aún más siendo nocturna. Todo salió muy bien, los líquidos que cargaba me sirvieron para llevar una buena hidratación (y evitar parar en el único avituallamiento de la carrera), no tuve ningún percance (caídas, tropezones, esguinces, etc. No todos pueden decir lo mismo...) y pese al nefasto momento de la subida que ya comenté, disfruté mucho de la carrera.

Antes de acabar, me gustaría hacer mención a dos cosas:
- La estupenda organización: Puntualidad, órden, cena posterior (caldo, potaje, gofio, ropa vieja, isotónicos, cervezas sin alcohol, yogures). La inscripción costaba 15 euros, pero creo que para el tipo de carrera que era y cómo estaba organizada, era un precio más que justo.
- El ambiente que se respira entre los corredores de montaña, antes, durante y después de la carrera. Quizás es una apreciación prematura, ya que es mi primera carrera de este tipo, pero comparada con mis 3 previas de asfalto, creo que el "compadreo" y el "buen rollo" es infinitamente superior.
El tiempo me lo dirá.

Salud!

PD: Un saludo a Trankilote, que tuvo la deferencia de acercarse a saludarme y desearme suerte. Espero que la hayas tenido tú también, y seguro que nos vemos en la próxima.

8 comentarios :

Qué envidia Gustavo, enhorabuena por esa primera carrera de montaña, una vez que pruebas el mundillo te cuesta más volver al asfalto ;)

Nunca he corrido de noche, tiene que ser una experiencia inolvidable.

Un saludo

Sabia e inteligente decisión la que has tomado con repecto al blog, campeón, y muchas felicidades por la carrea, ya que siendo de montaña y además nocturna tiene que tener tela la condenada; así que ánimo y que no decaiga la fiesta; nos leeemos.

Mi impresión (vista desde fuera) fue estupenda: el ambiente, la visión de la hilera de focos moviéndose por la montaña, la organización, y sobre todo, mi admiración hacia ti y hacia todos los que se atreven a hacer una carrera así. Abrazos

Esa cuesta tiene que ser impresionante, Enhorabuena.

Un placer saludarte Gustavo y un placer que te guste la montaña. Coincido contigo en dos cosas: el compadreo/compañerismo en la montaña es mayor y la organización estupenda rayando un 12 sobre 10 (no esperes que otras carreras estén a esa altura, normalmente tienen un 8 sobre 10).

Yo empeze en asfalto y rápidamente por eso del compañerismo me pase a la montaña, además, empezaban a obsesionarme los tiempos y ya ves ... 1/2 hora 2 km en montaña esta muy bien. Imposible compararlos con el parque/asfalto. No he mirado mis datos pero creo que subimos a la misma velocidad. De hecho hasta el pequeño error por seguir al que iba primero te iba pisando los talones una vez nos dirigíamos al barranco de La Goleta.

Gracias por la mención y animarte a que sigas "cogiendo forma".

Totalmente de acuerdo contigo Gustavo, la montaña es totalmete diferente, y ademas de noche.Inolvidable experiencia.Un saludo.

La montaña es distinta, mucho más relajada, no importan tanto las marcas (a quien le importen) y mucho más el disfrutar.
Fenomenal carrera, una pena esa subida, para la próxima seguro que sale mejor.

Me había perdido la crónica de tu estreno en montaña. De todas maneras, aunque algo tarde, enhorabuena! Me alegro que la disfrutaras. Estoy segura que vendrán muchas más.

Yo también creo que el ambiente en las carreras de asfalto y las de montaña es muy diferente, pero no se muy bien a que se debe.

Publicar un comentario