Vivobarefoot Neo

Mis nuevas compañeras

El calzado deportivo

como instrumento de separación

Mi primer medio maratón

Crónica y reflexiones

Hombres y mujeres

¿Pies diferentes?

La propiocepción

Escuchando a tu cuerpo

29 abr. 2012

Vivobarefoot Neo, mis nuevas compañeras


Mis Vibram Fifefingers Bikila están a punto de claudicar, aunque he de reconocer que han durado muchísimo más de lo que pensaba. Al escribir este post en el que contaba que debido a mi mala técnica al empezar a usarlas las había gastado excesivamente debajo de los dedos, suponía que con suerte llegarían a los 1000 km, pero para mi sorpresa, han aguantado increíblemente y ya pasan con creces esa cantidad.

Como saben, he estado corriendo durante el último año en asfalto con este fabuloso modelo de VFF, y aunque me encantaría volver a comprarme otras (u otro modelo de la misma marca), mi escasez de fondos y el buen precio al que estaba en una tienda on-line "la otra opción", me llevó a añadir un nuevo par de zapatillas a mi colección.

Se trata de las Vivobarefoot Neo que usaré alternando con las VFF Bikila (hasta que las jubile) para las salidas en asfalto, pista y terrenos "lisos". La decisión de comprarlas, (a parte de los 53€ que costaban -puestas en mi casa-, precio más que bueno para los 110€ que suelen costar...) fue avalada por las fabulosas sensaciones que me han reportado hasta ahora las Vivobarefoot Neo Trail (presentadas en este post) y la absoluta confianza que tengo en la marca británica, una de las pioneras en la producción de calzado minimalista.

Hasta ahora llevo apenas 60 o 70 km hechos con ellas, y cuando las haya probado un poco más les presentaré mi primer análisis; como pueden apreciar, son perfectamente válidas para usar como calzado "casual" o "de calle" por su forma y el color que elegí (actualmente fuera de producción), con lo cual la inversión ya está garantizada.

Les dejo con algunas instantáneas que saqué nada más recibirlas en casa...

Salud!



27 abr. 2012

Mi primer medio maratón


Después de mucho sopesar la cuestión, he decidido que me inscribiré en la Media Maratón de la ciudad que me vió nacer. Para ello, tuve que analizar dos cuestiones que intentaré resumir en las siguientes líneas.


a) Precio de la inscripción.

Media maratón = 15 euros; para muchos es un buen precio y para otros no lo será tanto. Teniendo en cuenta cómo se está poniendo el panorama de las inscripciones en las carreras populares (tema que abordé en este post y sobre el que pretendo seguir escribiendo en futuras entradas), no es un precio "demasiado alto" (ojo a las comillas, por favor), máxime si hablamos de "los atracos" que se han dado últimamente en algunas carreras (sobre todo de montaña) organizadas aquí en Tenerife.
En resumidas cuentas, estos 15 euros significarán, básicamente, poder correr por las calles de mi propia ciudad (acto que hago casi todos los días de la semana sin pagar un céntimo) acompañado por un buen puñado de "populares", con un dorsal al pecho y con derecho a una lata de acuarius (espero) al final de la carrera. Visto de esta manera (sí, ya sé que hay que tener en cuenta muchas cosas más) es un timo en toda regla, pero si he de pagar por una media maratón urbana, prefiero que sea aquí en La Laguna y no en otra población mucho menos atractiva visualmente y menos agradable para correr (lo siento, soy un enamorado de esta ciudad).
Como todos (supongo), no soy nada partidario de dar (más) dinero al Consistorio de la ciudad para que puedan seguir dándose "la vida padre" a costa de los contribuyentes, pero eso ocurre en casi todos los Ayuntamientos de este país, y como tenemos lo que nos merecemos...ajo y agua.
Tampoco soy partidario de los premios en metálico en las carreras populares (aunque insisto, ya hablaré de todo esto en futuras entradas), porque aunque aparentemente dé prestigio a la competición, yo lo veo como un encarecimiento innecesario de la tasa de inscripción que sólo servirá para hinchar los bolsillos de los tres mercenarios deportivos de siempre a costa del corredor popular medio. Pero esto es lo que hay, o se toma o se deja...

b) Longitud de la carrera

Aunque ya he recorrido entrenando esa distancia en alguna ocasión (no muchas) y actualmente estoy siguiendo un plan de entrenamiento para el medio maratón, estos 21 kilómetros son algo serio para un novato como yo. Como cada vez mis marcas y distancias en los entrenamientos son mejores (dentro de mi mediocridad, obviamente), ya llevaba algunas semanas haciendo cálculo de tiempos, ritmos y demás estupideces de cara a la carrera, y me estaba olvidando de lo básico: disfrutar del mero hecho de participar e intentar acabar la carrera.
Una vez que logré enfocar mi mente en este aspecto tan básico pero a la vez tan denostado y olvidado por muchísmos corredores populares, lo vi claro: me inscribiría a la carrera y además, me enfrentaría a ella sin ningún objetivo ni presión. Siendo mi primera media, creo que es lo más lógico y sano, física y mentalmente. Intentaré mirar el crono las menos veces posibles y dejaré que las sensaciones sean las que manden, como he hecho hasta ahora.

Queda poco más de una semana para el día señalado. Veremos qué depara...

Salud!

24 abr. 2012

Acechando III


Tercera entrega de la serie "acechando", dedicada enteramente a los movimientos sigilosos e inteligentes hechos por la "marca de la diosa" para reclamar parte del mercado barefoot-minimalista sin hacer el más mínimo esfuerzo. Aquí y aquí están las partes anteriores.

Una vez más, quiero hacer hincapié en la capacidad de la susodicha marca para adaptarse a cualquier posible eventualidad. Así, en esta ocasión y teniendo todo en contra, están sabiendo sacar partido de su celebérrima colección "Free" pretendiendo situarlas a la cabeza del movimiento barefoot. Como "las ocasiones las pintan calvas", los encargados de marketing de Nike se provechan del evidente tirón que tiene el barefoot-minimalismo y como hemos visto en los anuncios de sus últimas colecciones van añadiendo discretamente elementos hasta ahora poco usuales en sus campañas publicitarias: gente corriendo descalza, pies desnudos en plena acción, etc.

Les dejo un vídeo promocional del último modelo de las "Free" en el que descaradamente y sin ningún tipo de pudor se intentan adueñar del concepto minimalista aplicado a las zapatillas. Es un vídeo muy bien elaborado, atractivo, con unas ilustraciones estupendas y que sin duda logra el principal objetivo que se propone: vender engañando.
Aunque alguno quizás piense que esta afirmación es demagógica ya que la gran mayoría de la publicidad es engañosa, este caso es con premeditación y alevosía; la marca de Oregón es, sin lugar a dudas, una de las mayores impulsoras de la "farsa" de la amortiguación en el calzado deportivo, añadiendo más y más goma en sus modelos desde los años 80 hasta la actualidad, y ahora, milagrosamente, son las inventoras de las zapatillas ultraligeras o de la suela con torsión extrema.
El concepto que defiende el modelo "Free" poco tiene que ver con el barefoot-minimalismo, ya que sigue incorporando media suela, sujección del arco plantar, horma poco ancha y elevación del tacón, pero al tener poco peso, sus diseñadores le otorgan una especie de "patente de corso" por medio del cual se le perdona todo.

Puede parecer que tengo una especial animadversión hacia la firma americana, pero nada más lejos de la realidad. Si demostrasen un poco de seriedad, una pizca de compromiso con los consumidores y se dejasen de tantas ambiguedades comerciales, quizás vuelva a calzarme unas Nike.

No sé por qué pero me da la sensación de que pasarán algunos años más hasta que llegue ese día...

Salud!




20 abr. 2012

Con "un par"


Hoy toca otra pequeña pincelada de realidad-utopía política, aunque esta vez no haga falta irse a ningún país nórdico, de sociedad digna, responsable y comprometida, muy distante de la existente en este penoso país llamado España.

Les dejo con un pequeño vídeo de la toma de posesión como diputado de ese señor tan denostado por los medios y la ignorancia, Sánchez Gordillo. Se puede estar o no de acuerdo con sus palabras o ideales, pero sobre lo que no cabe ninguna duda es que tiene más clase, dignidad, compromiso y valentía que toda la panda de mequetrefes chupatintas que le acompañan en la Cámara (con el perdedor Arenas a la cabeza) y que no demuestran tener el más mínimo respeto por sus contrincantes políticos, por la institución a la que representan y en consecuencia, por todos los ciudadanos que les concedieron el derecho a estar sentados en esa poltrona. Simplemente por el hecho de presentarse a este acto vestido de persona y no de "wannabe", merece todos mis respetos.

Ojalá sobrasen individuos como estos, no ya en el vergonzoso panorama de la política actual, sino en la descerebrada sociedad española.

Salud!


10 abr. 2012

Depilación masculina


Hay aún muchos aspectos del running que suscitan mi atención, aunque el que voy a tratar hoy va un poco más allá de la práctica deportiva: la depilación masculina.

Estoy a punto de cumplir los 39 años y aunque no me considero una persona muy mayor, he de reconocer que pertenezco a una generación un tanto ajada, además la vida me ha dotado de una personalidad variopinta, ya que para asuntos morales, políticos o de índole social, suelo tener una postura bastante libertaria, pero para otros soy mucho más conservador y no sólo me cuesta aceptar algunos cambios, sino que por más que lo intento, no acabo de entender el origen de los mismos.

Cuando yo era niño, no había ni un sólo hombre por la calle con las piernas depiladas, y aparentemente, sólo los ciclistas profesionales que salían por la televisión recibiendo masajes en sus musculosas piernas eran los únicos que se depilaban. Con el tiempo comprendí que en los deportes en los que las piernas eran las protagonistas, había muchas más probabilidades de encontrar escasez de vello, y deduciendo un poco más, entendí que debía ser para que la aplicación de masajes deportivos de recuperación, fuese más cómoda.
Bien, aunque es una razón de muy poco peso, comprendo que los deportistas profesionales se depilen sus extremidades con este fin terapeútico, pero lo que no me cabe en la cabeza es que lo haga el corredor de los domingos, o sea gente como ustedes y como yo. Aunque quizás la razón para hacerlo esté bastante lejos del asunto deportivo y sí mucho más cerca a las tendencias de estilo dictadas por vete a saber quién. Aquí nos metemos en un tema farragoso, porque hablar de un concepto tan vago y absurdo como la moda pero aplicado al vello corporal (peinado incluido) es, hasta cierto punto, insultante para la inteligencia humana (para algunas, por lo que veo). Pero el verdadero súmmum llega con la depilación de algo tan llamativo como las cejas...
Pero, ¿los hombres que se las depilan no se dan cuenta de que es un sinsentido?... En fin, voy a centrarme en las extremidades, que es lo que interesa...

Los que se depilan las piernas suelen manejar diversos argumentos a su favor:

Hay algunos que defienden la ganancia de aerodinámica corporal y así poder "arañar" algo en sus marcas... No sé si merece gastar tiempo en hablar de esta afirmación por lo absurda de la misma... ¿Cuánto pretenden "rascar"?, ¿0,001 segundo?... no me hagan reír, por favor.

Luego están los que echando mano del clásico tema del masaje, recurren a él como si el masajista o el fisioterpeuta les pusiese alguna pega por ir con "las patas peludas", y además, como si se dieran masajes cada tres días...

También están los que sostienen la idea de que los pelos son antihigiénicos, sobre todo en caso de heridas... Esto es otra tontería, porque aparte de que la madre naturaleza dota al cuerpo humano con lo necesario para su supervivencia (pelos incluidos), todos nos hemos dado multitud de golpes en las piernas y jamás se ha infectado ninguna herida por tener pelos, quizás todo lo contrario. Otro asunto es que a algunos les duela el despegarse la tirita o el esparadrapo, o que sencillamente, la higiene corporal brille por su ausencia...

Y por último están los que con franqueza dicen que se depilan por estética. A estos sí que merece la pena guardarles algo más de respeto, porque por lo menos son sinceros consigo mismos y con los demás, aunque hacer algo guiados por el absurdo concepto de la estética visual-corporal, me sigue pareciendo una de las mayores chorradas que he visto... Digna de estudio, oiga... El asunto estético es otra patraña que nos venden, junto al culto al cuerpo, la imagen estereotipada y otros muchos conceptos provenientes de la "caja tonta" y el "papel cuché".

En la lucha por la igualdad de sexos, las mujeres se han visto históricamente "obligadas" a depilarse, teñirse y maquillarse, y en vez de ir hacia un camino de destierro de estas costumbres alienantes, el sexo opuesto las adopta como dignas y merecedoras de atención, en muchos casos alentados por algunas féminas con menos coeficiente mental aún que ellos, que ya es decir...
Asombroso...

Mi postura es clara, como pueden ver.

Salud!

6 abr. 2012

Vivobarefoot Neo Trail (125 km)


Después de aproximadamente unos 125 km de uso, estoy en condiciones de hacer un pequeño análisis de mis últimas zapatillas presentadas previamente en este otro post. Intentaré compararlas con mis otras zapatillas de montaña, las Inov-8 Baregrip 200, y aunque he dado más uso a éstas últimas, tienen mucho en común con las protagonistas de este post -zero-drop (sin diferencia de altura puntera-talón), diseñadas para el uso "off-road" y clasificadas dentro del segmento "minimalista". Allá vamos:

Dentro del mundo de las zapatillas de montaña, todavía es muy limitado el número de modelos "minimalistas". Se podría argumentar algo en contra de esta afirmación, pero como yo tengo mi criterio personal de lo que es una zapatilla minimalista (zero-drop, sin soporte para el arco plantar, sin media suela, sin amortiguación añadida y de peso relativamente ligero), las falsas candidatas a entrar en esta categoría son rápidamente desenmascaradas, quedándose sólamente unos pocos modelos donde elegir. Entre ellos están las Vivobarefoot Neo Trail, modelo que pertenece a una de las marcas abanderadas del movimiento minimalista; seria, coherente y comprometida con los postulados de dicho movimiento.

El hecho que me llevó a la adquisición de las zapatillas es el precio rebajado que tenían en aquel momento y las ganas de probar otra cosa; reconozco que no fue por necesidad, como casi todo lo que compramos... En mi "defensa" tengo que decir que las Inov-8 Baregrip 200, pese a que siempre han tenido un comportamiento más que excelente, su punto débil (estrechez de puntera, que subsané de antemano comprando un número más) y la buena protección que ofrece la suela (unos 9 o 10 mm) me hacían querer probar algo más "simple" (aún). Esto de la protección puede sonar a risa si la comparamos con una zapatilla de trail-running convencional, pero a decir verdad, las Baregrip 200 me han permitido correr por donde me ha dado la gana -terrenos volcánicos, tierra, arena, barro, roca...- sin la más mínima sensación de "desprotección"; pese al "zero-drop" y su fina suela, los pequeños taquitos dan para mucho. Ni que decir tiene que a mi favor está el tener los pies "hechos".
Pues bien, con estas premisas me decanté por las Neo Trail y no me equivoqué. La zapatilla ofrece un grado de "feedback" del terreno muy, muy bueno, y aunque tiene una suela algo agresiva con unos pequeños tacos en forma de "v", hay que tener cuidado en dónde se pisa. Desde el primer día las he usado sin la suela interior, que aunque sea mínima, protege un poco, y sin ella se va prácticamente "a pelo", (unos 6 mm de diferencia nos separan del suelo).

Las zapatillas son robustas, bastante cómodas y muy adecuadas para practicar el trail-running sobre terrenos medianamente regulares. Entiendo como tales las pistas forestales, caminos de tierra, senderos con raíces o piedras sueltas y en general la mayoría de los terrenos por donde se suele entrenar esta modalidad deportiva. Me gustaría remarcar que según mis sensaciones, en terrenos altamente técnicos formados en su mayoría por rocas de aristas afiladas (tipo lava), no me he sentido tan cómodo como con las Baregrip 200. Este tipo de terrenos no los añado en la categoría de medianamente regular y no los frecuento mucho, me gustaría dejar patente esta impresión. Desde luego no es un "pero" a la zapatilla, porque como ya dije antes, justamente estaba buscando algo un poco más "minimo" y con menos protección, así que de momento me han dejado muy satisfecho.
En cuanto al peso, muchos usuarios critican el exceso (unos 350 gramos), pero a mi no me han resultado pesadas sino más bien todo lo contrario. Evidentemente son más pesadas que los 200 gramos de las Baregrip 200 pero mucho más ligeras que la gran mayoría del calzado convencional de trail-running. No sé...para mi no es inconveniente y no lo considero un punto negativo, ya que esos 350 gramos siguen siendo prácticamente nada.
También me han llegado algunos comentarios de otros usuarios de estas zapatillas (o del modelo aligerado posterior -Vivobarefoot Bretho Trail- cuya suela es idéntica a las de las Neo Trail) hablando de que algunos tacos se han visto dañados, pellizcados e incluso arrancados completamente. Por ahora no es mi caso y tanto la suela como el "upper" están como el primer día aunque con algo de polvo encima...

De momento me considero totalmente servido en cuanto a zapatillas de montaña se refiere: las Inov-8 las usaré cuando entrene por terrenos un poco más rocosos, técnicos y duros de lo normal (que abundan en la isla en la que vivo) y las Neo Trail para el resto.
Simplemente remarcar que son zapatillas sin apenas protección y diseñadas para correr de una manera específica, y según mi manera de ver, usarlas al estilo "tradicional", no sólo hará del entrenamiento en la montaña un auténtico infierno, sino que probablemente acabemos con algún tipo de molestia o lesión.
Aviso...

Les adjunto el enlace al álbum con algunas fotos de su estado actual.

Salud!

4 abr. 2012

15 meses


Desde que decidí dar un pequeño giro al blog dejando de publicar post de entrenamientos semanales llenos de números y datos, me he centrado más en escribir entradas de opinión o curiosidades, pero al acabar el pasado mes de marzo, me di cuenta de que había pasado el primer trimestre del año y por tanto, el quinto de mi vida como runner. Aquí dejo unas pequeñas reflexiones en forma de resumen:

Comencé el año lleno de ilusiones y con la esperanza de afrontar un gran número de carreras populares de asfalto y montaña, pero como publiqué hace algún tiempo, me topé con la realidad de los precios de las inscripciones, dato con el que no había contado y que hoy día, todavía sigue siendo un handicap enorme para mi maltrecho bolsillo. Allá por enero, calculaba haber competido en unas 3 o 4 carreras populares que tenía anotadas en mi calendario, pero desgraciadamente sólo cuento con una sóla participación en el Trail Nocturno de Tegueste. Aparte de este asunto monetario, también he de contar que a principios de febrero, durante un entrenamiento, mi débil e inexperto muslo izquierdo sufrió una sobrecarga al realizar una "machada" propia de un novato confiado. Pasé todo ese mes sin apenas entrenar, dándome masajes y haciendo contínuos estiramientos en la zona del aductor, además de visitar al fisioterapeuta. Parece que sirvió de algo ya que en marzo he podido volver a coger algo de tono equiparando el volumen de trabajo con el de finales del año pasado.

Aunque mi corta carrera de runner siempre se ha caracterizado por la precaución, este pequeño parón me ha servido para darme cuenta de que todavía estoy en pañales; y no hablo de marcas personales ni nada de eso -que es obvió que lo estoy-, sino de forma física. Habiendo pasado casi 20 años de sedentarismo, fumando y con el cuerpo anquilosado, un año de trote continuado, que es más o menos lo que he hecho, no puede ser suficiente para afrontar determinadas empresas deportivas con garantías de éxito. En el mes que estuve casi parado por las molestias en el muslo, perdí una cantidad de fondo aeróbico increible; cuando volví a correr de nuevo, apenas era capaz de llegar a los 45 minutos de carrera contínua. En terreno llano todo es mucho más fácil, las complicaciones vienen cuando uno pretende afrontar entrenamientos con desniveles tipo trail, que justamente es lo que abunda en la isla en la que vivo; sin duda, el estado de forma aceptable para la práctica del running se tranforma en un estado de forma algo deficiente para la práctica del trail running.

En este momento sigo sin un objetivo claro y definido, y aunque estoy enfrascado en un plan para correr una media maratón, lo que persigo es lo mismo que hace un año: mejorar físicamente. Si la confianza en mi pierna retorna, quizás me planteé participar en alguna carrera popular en un par de meses, y a la vez iré retomando los entrenamientos por la montaña a ver qué pasa. Sigo animado y con muchas ganas de correr, aunque probablemente lo seguiré haciendo en soledad y sin dorsal.

Habrá que esperar vientos favorables y nunca perder la sonrisa.

Salud!

2 abr. 2012

Publicidad minimalista subliminal


En esta ocasión les traigo algo que encontré por casualidad pero que llamó mi atención.

Se trata de un post fechado el 24 de agosto de 2011 en el que se hace referencia a un vídeo publicitario de la marca New Balance colgado en youtube, aunque en realidad se refiere a un comentario muy, muy curioso dejado por un usuario. (He de reconocer que lo que más me gusta de youtube es precisamente eso, los comentarios de los usuarios. Dan para escribir un libro).

Resumiendo, la historia es que el usuario en cuestión tuvo la agudeza visual de detener el vídeo publicitario justo en el momento en el que sale una frase bastante extraña muy de soslayo en el fondo de la pantalla del comercial. Supuestamente (dando el beneficio de la duda), la frase dice algo así como "Your feet belong to us" (tus pies nos pertenecen), aunque el autor del post pone en entredicho que sea ese el mensaje y admite que quizás pueda poner "Your feet belong to u" (entendiendo la "u" como apócope de la palabra "you", ya que en inglés es muy común escribirla así, aunque incorrecto y poco apropiado para un anuncio...)

Si se trata de la primera opción, ¿para qué se tomaron la molestia de poner ese mensaje "semi-subliminal" en el anuncio?, y si es la segunda opción, iría en contra de los intereses de la zapatilla, ya que significaría "tus pies te pertenecen", es decir, sería un mensaje "pro-descalzo"... Y una tercera opción que yo añado...si no es eso lo que dice, ¿qué otra cosa podría decir?...

Sin lugar a dudas, el título del post original es de lo más apropiado "can someone explain this to me?" (¿alguien me puede explicar esto?).

Curioso (y siniestro), ¿no creen?

Salud!

Entrada original: http://shoelessliving.blogspot.com.es/2011/08/can-someone-explain-this-to-me.html
Enlace al vídeo donde se puede leer el comentario: http://www.youtube.com/watch?v=iy-UDjaG9k0