7 jun. 2012

Cómo ha cambiado el cuento


Hace un año y medio...:


I- ¿Pero que hace el tío este?... ¿vistiéndose con ropa para hacer deporte?...
D- No lo sé, pero parece que esto va en serio...

-----------------------------------------------------------------------

I- ¿Ponerse a correr?, ¿ahora?... ¿habrá comido algo que le sentó mal?...
D- Ni idea, prefiero no pensar para no preocuparme más...
I- Es de risa... 20 años tirado a la bartola, fumando y criando barriga y ahora se le ocurre hacer el indio dando vueltitas al parque...
D- Sí, mucha lógica no tiene...
I- Pues yo no pienso aguantar mucho, 2 minutos seguidos como máximo, a ver si se le pasa esta locura transitoria y nos deja en paz...
D- No sé, no sé... Me temo lo peor...



Un año y medio después (hoy)...:

I- ¿Y qué tocaba hoy?
D- Pues creo que 30 minutitos de carrera contínua, después 20 series de 100 metros "a lo que de la máquina" y para rematar la faena, 5 minutos más al trote suave...
I- Interesante, ¿no te parece?...
D- Sí, sin duda, pero el tipo no está muy convencido de sus posibilidades y no cree que pueda con la totalidad del entrenamiento ...
I- La verdad es que sigue siendo de risa...
D- Si.
I- ¿Qué tal si le vacilamos un poco y le demostramos de lo que somos capaces?...
D- Vale. A por todas...



Dialogo protagonizado por:

Mi pierna izquierda y mi pierna derecha, cada una con su personalidad particular, alegrándome los días...


Salud!

9 comentarios :

Muy buena entrada, la verdad que a veces hechas la vista atrás y te sorprendes de lo que hoy te parece lo más normal del mundo. A seguir dándole.

Me ha hecho mucha gracia este diálogo "peludo", ja, ja. Enhorabuena. Abrazos

Pues si. Como cambian las cosas cuando nos lo proponemos...

Jajajaja, muy buena la entrada, algo parecido se están diciendo las mias, a ver si yo tambien consigo escucharlas porque puede ser tambien muy gracioso

Genial! Ya sabes que mis diálogos son entre la cabeza y el resto del cuerpo...pero se empeñan en hablar de lo mismo...una no quiere seguir y el otro ayuda con algún dolor nuevo cada día...Tendré que tomármelo a risa también...! Besos, hermanito!

jajaja, qué bueno, estaba intrigada tratando de adivinar a qué correspondían la I y la D. Si yo miro para atrás, me da vértigo!

Ay qué risa! y eso que tanto uno como otro se han confabulado para darte jaqueca...

Un beso,

Y las conversaciones que tendrán que no nos enteramos, muy simpática la entrada. Muchas gracia Gustavo, por tu comentario en mi ultimo post. Saludos.

Publicar un comentario