13 nov. 2013

Invertir en carreras populares: apuesta segura

Los pocos que han seguido este humilde blog desde sus orígenes, recordarán la entrada titulada "Mi gozo en un pozo, o el precio por competir". En ella hablaba del desencanto que me produjo darme cuenta de que para poder disfrutar compitiendo en carreras populares, el precio a pagar era más alto del que imaginaba. Eso ocurría cuando llevaba un año intentando entrenar con regularidad, ponerme en forma, dejar de fumar, etc, y pensaba que participar en carreras populares serviría de acicate en mi siempre débil fuerza de voluntad.

Desde esa fecha hasta el día de hoy, he leído muchos artículos y comentarios en los que se intenta justificar, supongo que con razón, los desorbitados precios que para mi maltrecho bolsillo siguen teniendo las carreras populares. Aclaro que cuando hablo de carreras populares incluyo cualquier prestigioso maratón o cualquier trail de montaña, porque no olvidemos que quienes hacen las carreras son los corredores recreacionales como tú y yo, los que jamás ganarán nada; los otros, los de siempre, generalmente van invitados por la organización (con el dinero del resto de los participantes) y son los que dan prestigio a la prueba.

En todo este tiempo, mi participación en carreras ha sido muy limitado, y casi siempre por cuestiones económicas y morales (no por físicas): me sigo negando a pagar un dineral por correr en un sitio que puedo hacerlo el día antes o el día después de manera gratuita. Muchos me dirán que no es lo mismo, que si la gente, que si el avituallamiento, que si el dorsal, etc, y yo les digo que estoy de acuerdo, no es lo mismo, pero de ninguna manera estoy dispuesto a pagar por semejantes nimiedades. MI placer de correr es sólo MÍO, personal, privado e intransferible, y aunque pienso que ese placer se puede ver acrecentado de algún modo por todo lo que aporta una carrera popular, éstas me siguen pareciendo (no todas, seamos justos) un auténtico timo.

Y todo esto viene a colación por un artículo publicado en la web carreraspormontana.com (no confundir con otra de nombre similar, de poca enjundia y grandes ínfulas) titulado así: Transvulcania: 18 euros de retorno por cada euro de inversión. Con este demoledor y aplastante titular, muy poco (por no decir nada) se puede añadir.
Según el artículo, el dineral invertido en la Transvulcania (oficialmente unos 350.000 €, ahí es nada) sale íntegramente de las arcas del Cabildo de la isla de La Palma, y esta inversión (que no es otra cosa que dinero público, no lo olvidemos) les reporta 18 € por cada uno invertido... Brutal.
Es evidente que la Transvulcania no se puede comparar con cualquier cross popular de pueblo, pero para el caso, y siempre hablando en proporción, podría ser lo mismo. Estoy seguro que si los organizadores de carreras perdieran dinero año tras año al realizar estas pruebas, haría mucho tiempo que habrían desaparecido; así es el capitalismo. Otra cosa es que haya casos en los que no se gane dinero, o por lo menos no se pierda, pero según mi parecer, son la excepción. Con una simple calculadora podemos llegar a esta conclusión.

Y para los que dicen aquello de "si tanto criticas, ¿por qué no organizas tú una carrera y así sabrás lo que es bueno?", simplemente les digo: me gustan las cosas gratuitas, y hablar es una de ellas (de momento).

Aquí les dejo el enlace:
http://carreraspormontana.com/carreras/transvulcania-18-euros-de-retorno-por-cada-euro-de-inversion

Salud!

4 comentarios :

Caramba con la Transvulcania...

Un beso,

Otra visión. Bueno, realmente ese articulo es inspiración de este otro ... http://almasyrunner.blogspot.com.es/2013/11/transvulcania-el-precio-de-ser-la-mejor.html ... por lo menos lo nombran al final.

Saludos. Como le puse a él, 1 x 18. Buen negocio. Que siga el Cabildo pagando entonces.

Yo voy siendo selectivo y mas ahora que las carreras parecen multiplicarse demostrando todo lo que dices,ahi....como hecho de menos esos primeros años donde correr era gratis y encima tambien te daban tu camiseta y tu bebida,que pena...
Un abrazo.

No puedo estar más de acuerdo contigo compañero. Debería prohibirse el adjetivo popular para referirse a estos negocietes que juegan con el entusiasmo de la gente.
Te pongo un enlacede mi blog en el que hablo delo mismo.
Un saludo.
http://echarseacorrer.blogspot.com.es/2014/05/la-fiebre-de-las-carreras-populares-una.html

Publicar un comentario