18 oct. 2012

Doping, pan y circo

Con todo el lío de Armstrong y su dopaje (supuesto, para algunos), aprovecho para escribir sobre el tema, porque puede ser divertido (de hecho lo va a ser) y además, lo vengo posponiendo desde hace muchísimo tiempo. No voy a hablar del ciclista americano en concreto, sino del uso de sustancias estimulantes en el deporte, ya que tengo una visión particular, humilde, pero particular... Realmente no sé por dónde empezar porque el asunto es espinoso, además de que mi opinión (como suele suceder) puede levantar ampollas, pero en cualquier caso, voy a escribir este texto cueste lo que me cueste...


Los grandes males del deporte vienen de donde vienen los grandes males de la humanidad: del dinero. Si no existiese el deporte profesional, el propio deporte sería mejor, más limpio, más puro y más honrado, asi de claro.

Una vez dicha esta premisa, voy ponerme del otro lado y ser realista añadiendo mi extremismo usual...

Si el deporte profesional existe, es porque al ser humano le gusta la actividad física hasta tal punto que es capaz de pagar por ver a otros realizarla; de esto se deriva el consecuente reporte de beneficios lúdicos (de los deportistas amateur que intentan "emular" a los profesionales), o económicos (de los inversores que ganan dinero gracias a la gente que paga una entrada a un partido, que acude a un evento deportivo como espectador, empresas que patrocinan a deportistas de élite para obtener beneficios en sus ventas, etc).

Es indudable que a todos nos gusta ver a los "pro" haciendo de las suyas, ya sea batiendo récords de velocidad o resistencia, volando sobre una bicicleta en plena subida a una montaña, machacando el aro rival desde una altura y distancia increíbles, nadando enormes distancias, etc, ¿no es cierto?... El deporte profesional es ESPECTÁCULO, y nos gusta justamente por eso. También valoramos los esfuerzos del deportista, sus sacrificios, su sufrimiento... pero todo esto va después del ESPECTÁCULO, sin éste, no nos interesaría el deporte profesional, o por lo menos no de la manera que interesa en la actualidad.

Ahora viene lo bueno, no se vayan:

Si lo que prima es el ESPECTÁCULO por encima de todo, ¿por qué no se permite el uso de cualquier sustancia que favorezca dicho ESPECTÁCULO?...

Me explico:

A todos nos gustaría ver a los deportistas correr más rápido, saltar más alto, no cansarse, luchar "a tope" en favor del ESPECTÁCULO sin importarnos si usaron sustancias dopantes o no. De hecho, disfrutamos viendo las hazañas de los grandes hasta que sale la noticia de que "fulanito" se dopó, o que "menganito" se hizo una transfusión de sangre. A partir de ese momento, los bajamos del pedestal y todos sus logros se convierten en mentiras, engaño y fraude...
¿Fraude?, ¿no se trataba de ESPECTÁCULO?, ¿no nos hicieron emocionarnos, vibrar, disfrutar...?, ¿no nos creímos sus triunfos deportivos antes de que les pillaran "los vampiros"?... ¿Entonces?... ¿El hecho de ir dopado, resta merito a lo conseguido?, pues sí, pero, ¿a quién le importa?, ¿no queremos ESPECTÁCULO?... Yo lo tengo claro.
No nos engañemos, el deporte profesional (y parte del amateur) es un negocio; sueldos astronómicos, patrocinios desorbitados, jugosas ventas de artículos deportivos, etc. Y eso es porque a todos nosotros nos gusta el ESPECTÁCULO, el CIRCO. Entonces, ¿qué más da que se dopen o no?... A mi por lo menos me importa un rábano.

Evidentemente, muchos contra-argumentarán con teorías como los valores morales, históricos, olímpicos (a saber qué se metían los antiguos), honradez, auto-superación y demás tópicos... Señores, eso no tiene ningún sentido cuando el deporte se ha convertido en un negocio multimillonario para algunos, o ¿acaso los deportistas profesionales rendirían igual si no cobrasen lo que cobran?, ¿existirían los grandes patrocinios que tiene hoy día el deporte de élite?, ¿habría tanto seguimiento mediático en algo que no genere dinero?... Lo dudo.

Hay demasiados intereses creados para suponer que el deporte profesional es limpio, de hecho, la propia existencia de los controles antidoping ya pone en tela de juicio la honradez de los deportistas... Entonces, ¿qué pretendemos?, ¿encontrar a gente honrada en un mundo de ladrones y usureros, y encima que se partan el alma corriendo (o nadando, o pedaleando, etc) como posesos para el disfrute de la plebe?... El que quiera meterse algo que lo haga, y el que no, a llorar al río, ya que bajo mi punto de vista, lo que sobra es hipocresía...

Y para finalizar, esta claro que desde la perspectiva del deporte NO PROFESIONAL, todo es bien distinto, o debería serlo... Pero, ¿alguno se ha preguntado si en las carreras populares que intentan "ir a más" añadiendo premios en metálico, hay gente que consume sustancias teóricamente prohibidas?... No creo, aunque alguno habrá que tome algún cóctel de excitantes, alguna combinación de medicinas o sobredosis de guaraná, pero el doping serio es demasiado caro como para que la gente del montón accceda a él.
¿Cómo se solucionaría todo este embrollo?... Pues haciendo desaparecer los premios en metálico de los deportes, para empezar; no estaría mal dejar de incentivar la competitividad desde la infancia, y de paso, dejar de creer en "supermanes".


Pd: El pasado sábado 13 de Octubre debutaba en el calendario nacional la “Gorbeia Suzien Eguzkilore Sari Nagusia”, prueba que decidía la Copa de Euskadi de Carreras por montaña. Tras la finalización de la prueba, los organismos competentes sometieron a 6 atletas (3 mejores chicas y 3 mejores chicos) a un control antidoping sin previo aviso (obvio). Los resultados arrojados fueron lamentables (esta palabra la agrego yo, ya que estoy reproduciendo texto de uno de los enlaces de más abajo) dándose 3 positivos de 6 controles realizados.

¿Cómo se les queda el cuerpo?...

Salud


Fuentes de "inspiración":
http://deportes.elpais.com/deportes/2012/10/17/actualidad/1350479984_369915.html
http://www.diariovasco.com/v/20121018/deportes/ciclismo/criticas-ocultar-presuntamente-positivo-20121018.html
http://www.publico.es/deportes/444038/armstrong-engano-a-nike-durante-mas-de-una-decada
http://www.corredordemontana.com/component/content/article/173-actualidad/7264-controles-antidoping-en-la-gorbeia-suzien.html
http://www.abc.es/20121014/deportes/abci-armstrong-detector-mentiras-201210141225.html
http://deportes.elpais.com/deportes/2012/10/10/actualidad/1349888438_109227.html
http://porlajeta.es/deportes/5-deportes/2127-dopados-tour-de-francia-1998-al-2012.html
http://deportes.elpais.com/deportes/2012/10/11/actualidad/1349926529_431034.html
http://diariodeltriatlon.es/not/3633/abraham_olano___me_parece_algo_vergonzoso_que_a_estas_alturas_quieran_sancionar_a_armstrong__si_siguen_asi_van_a_mirar_hasta_a_bahamontes_/

9 comentarios :

Tu punto de vista, interesante, como siempre. La mentalidad que tenemos es la de admirar a estos fenómenos, consumir nuestro tiempo viéndolos a ellos y hacernos la ilusión de que podemos comprarnos los relojes que ellos usan o los coches que manejan. Esos son nuestros deportistas de élite, de los que poco sabemos de su vida personal y de sus esfuerzos hasta que nos enteramos de un caso como el del ciclista. Pero aún así, seguro que más de uno querría estar en el lugar de estos deportistas. Abrazos

Estoy de acuerdo con tu punto de vista, pero creo que no solo es el dinero lo que mueve todo. Desde mi punto de vista, aunque eliminaran la remuneración económica de las carreras, siempre hay alguien que quiere ser mejor que los demás, pura competitividad del ser humano, ser el mejor. Por lo visto, esos tratamientos de dopaje están lejos de cualquier popular, son muy caros por lo que leo, pero como bien dices, en cualquier carrera popular si hacen controles muchos nos sorprenderíamos.
Buena entrada!
bss
Tania

No creo que sea justo poner a todos los deportistas profesionales en el mismo saco...aunque lo que está claro es que con las sanciones de hoy en día los tramposos tienen mucha ventaja...me estoy toda la vida dopando, me hago famoso y cuando me pillan digo que todo es mentira y que es una conspiración..y no sólo no pierdo dinero sino que además me contrata una empresa de colchones para hacer un anuncio...¿Te suena?

Tema aparte es el del dopaje en las Carreras Populares sin control antidoping...donde creo que hay muchos que toman de todo para llevarse los 100 ó 200 euros de premio en metálico...en este caso la solución es bien sencilla...no dar premios en metálico

buena entrada

Interesante debate. Partiendo de que ciertamente es un espectáculo que genera ingresos para muchos, cierto es también que ellos puedan decidir lo que se meten, pero y ¿y los deportistas que no se suban a este carro? ¿entonces tendríamos deporte y espectáculo? Cómo se abra una brecha por aquí, puede pasar de todo...

Ah! y la salud de los que se hayan maltratado durante años ¿quién la pagará? ¿entre todos o el deportista/artista en cuestión?

Buen día.
Besos

Un punto de vista muy interesante, como todas tus entradas Gustavo.
Yo creo que el montaje del dopaje es precisamente también parte del ESPECTÁCULO, para tratar de darle algo de moralina al negocio. Como bien dices, a saber que se pondrían antiguamente. También entre los populares está proliferando demasiado el negocio de los geles y demás productos para mejorar el rendimiento antes, durante y después.

La leche¡¡¡,si encima se dopan los populares apaga y vamonos...joder como esta el circo...

Interesante, abrá que estudiarlo con determinación.

Interesante perspectiva. Hipocresía es la palabra clave. En un mundo tan competitivo como el que nos toca vivir sería interesante hacer controles antidoping a esos políticos sedentarios capaces en campaña electoral de dormir tres horas en cuatro días y mentir pareciendo despiertos. O quizá sería interesante buscar en la sangre de escritores, artistas o cineastas que ganan premios con sus obras de marcado carácter psicopático... El doping es una trampa que perjudica sobre todo al tramposo ¿O no tiene merecidos para siempre Florence Griffith Sus eternos récords desde que murió con menos de cuarenta años? Por ahí es por donde se justifica a mi entender la lucha contra el doping.

Aunque entiendo tu reflexión no la comparto porque creo que parte de una premisa exagerada: el espectáculo. En mi opinión lo que nos acerca y enamora de los deportes es la competición en si misma, no el mas alto, mas rápido, más fuerte, de ahí, que en 1930 la gente vibrara con igual intensidad que hoy en los 100 mts, o lo hiciera con la "subida de caracol" de Bahamondes, o las "irrisorias velocidades medias" de Hinault.

Desde este punto de vista no es necesario doparse pues la emoción estárá presente por la propia competición, la rivalidad, etc. Si subieran el tourmalet a 15 km de media no nos enterariamos, porque ahora tampoco nos damos cuenta de que van a 22 km. Los espectadores disfrutamos esperando un ataque, un desfallecimiento, con la emoción. No nos engañemos en aras del espectáculo, el deporte no necesita doping es emocionante por si mismo.

Saludos afectuosos.

Publicar un comentario