19 oct. 2012

¿Cómo pisas?

He repetido una y mil veces que lo importante no es correr descalzo o minimalista sino hacerlo con una técnica correcta. esa es la única manera de evitar (dentro de lo que cabe) lesiones, dolores y molestias producidas por correr; el barefoot es simplemente "el medio" para lograrlo, pero no "el fin".

Cuando uno comienza a interesarse en el asunto y a poner en práctica la teoría, lo primero que intenta evitar es "talonear", comprobando de inmediato que cambiar la manera de correr no es tan rápido, fácil ni sencillo; de hecho, las lesiones que se intenta evitar suelen aparecer por no tener en cuenta unos pasos lógicos de adaptación y transición a esa nueva forma de correr.

También se ha dicho aquí que una de las mejores maneras de realizar la "transición" es prestar mucha atención a la propiocepción y poner especial énfasis en la percepción de nuestras partes corporales (propiocepción), en especial, de los pies y su manera de aterrizar. Repito que no es tan sencillo como aparenta y requiere grandes dosis de paciencia, observación, prueba y corrección hasta llegar a un teórico punto ideal; digo teórico ya que no hay un momento determinado, sino que cada uno llega cuando "le toca", pudiendo permanecer en la transición durante unos pocas semanas o durante años...Cada cuerpo es un mundo.

Al hilo de todo esto, les traigo otro interesante y divertido estudio realizado por la Asociación Americana de Biomecánicos mediante el cual se pretendía observar cuál era la percepción personal que tienen los corredores con respecto a su tipo de pisada, es decir, establecer la relación existente entre el tipo de pisada que tenía el corredor y el tipo de pisada que creía tener. Evidentemente no hablo de pronación, supinación y otros ambiguos términos comerciales, sino de qué parte del pie se apoya antes a la hora de correr; para los neófitos, hay que aclarar que se considera que existen dos tipos de pisada: la del antepie o parte delantera y la del retropie o talón; muchos dicen que habría que añadir la del mediopie mientras que otros sostienen que ésta es un tanto ficticia ya que nunca se cae con el pie totalmente plano...

Bien, volviendo al asunto, el estudio dividió a los corredores en dos grupos. El primero estaba formado por 22 corredores que usaban zapatillas "tradicionales" y el segundo por 35 que usaban zapatillas "minimalistas". Todos ellos llevaban seis meses o más usando sus respectivos calzados con regularidad.

Se les preguntaba una simple cuestión: ¿pisas con el antepie (forefoot) o con el retropie (rearfoot)?, y se les ponía a correr durante cinco minutos al paso que cada uno eligiera.

Los resultados fueron que 20 de los 22 del primer grupo (los que usaron zapatillas "tradicionales"), dijeron que apoyaban primero el talón, cuando en realidad TODOS ellos lo hacían. Y los 35 del otro grupo (todos) dijeron que pisaban con el antepie, pero la realidad es que SÓLO lo hacían 12 de ellos (!¡).

Otro dato no menos importante que se extrajo del estudio fueron las cargas de impacto vertical de la pisada de los distintos grupos. Los corredores minimalistas que pisaban con el antepie (consideremos esta opción como la más correcta biomecánicamente hablando) tenían una carga de impacto vertical menor que los que usaban zapatillas tradicionales, pero los minimalistas que creían que pisaban con el antepie pero en realidad lo hacían con el talón, tenían una carga de impacto vertical superior a los dos anteriores, con el consecuente peligro que esto supone por el mero hecho de usar zapatillas minimalistas sin amortiguación ni protección en el talón y apoyar éste de manera violenta.

En definitiva, sorprendentes resultados que vienen a certificar lo dicho anteriormente: escuchar el cuerpo no es sencillo, requiere mucha práctica y observación. La mayoría de acciones automáticas realizadas por él son extremadamente rápidas y sólo con un alto grado de estudio podemos llegar a controlarlas, como por ejemplo, la pisada.

La clave de correr está en la técnica, no en el tipo de calzado que uses.

El cuerpo habla, escúchalo.

Salud!

Referencias:
Estudio.
http://sweatscience.runnersworld.com/

5 comentarios :

Interesante estudio Gustavo. Yo tengo la firme convicción de que taloneo poco pero cada vez que veo una foto "se me caen los palos del sombrajo". Sigue deleitandonos con este tipo de estudios por favor. El de "te gusta que te miren" es tremendo, que simplones somos los machos!!

Buena reflexión, de lo importante de controlar la evolución. Cuando cuelgue el video de la prueba del otro día de paso el enlace.
un saludo.

Interesante lo de la percepción...
Besos.

Enhorabuena! Buen aporte.
Creo que complementa http://www.correrdescalzos.es/correr-minimalista-y-descalzo-diferentes-formas-de-aterrizar/, por lo que completo el artículo.

Nos vemos

Creo que para dominar la técnica hay que correr muchos kilómetros descalzo, a no ser que traigas de serie una cadencia alta, la cual te facilitaría una asimilación más rápida de la técnica.
Como bien dices, para la mayoría de los corredores esto no es tan fácil. Gracias por el aporte.

Publicar un comentario