17 ago. 2012

Vibram Fivefingers con más de 1000 km de uso


Muchos recordarán un post que escribí a finales del año pasado en el que hablaba de los primeros 500 km que corrí con mis Vibram Fivefingers Bikila. En dicha entrada, hablaba de la manera en que había incidido esa cantidad de kilómetros en el desgaste de las zapatillas, en cómo parte de este desgaste era debido principalmente a mi deficiente técnica y en las sensaciones que me habían dejado después de recorrer esa distancia. Pues bien, aquellas zapatillas casi jubiladas por aquel entonces han cumplido la friolera de 500 km más y aún están vivas.


No voy a repetir aquí las sensaciones ni las impresiones de correr con ellas, explicadas ya en el post original, sino solamente apuntar un par de datos:

- Las zapatillas prácticamente son eternas. De los algo más de 1000 km que he recorrido con ellas, casi la totalidad de los mismos ha sido sobre asfalto, una de las superficies más abrasivas que hay, máxime teniendo en cuenta la mala calidad de las calles y carreteras de donde entreno. En cuanto al "upper" o parte alta, está casi como nuevo; se ha saltado un solo punto de las costuras y apenas hay desperfectos.
Quizás donde más se note el desgaste es en la parte interna, producido por el roce constante de los calcetines (siempre entreno con ellos) y de la propia pisada y peso corporal.

- Mi técnica ha mejorado. Llegar a esta conclusión es sencillo ya que los prematuros desgastes bajo los dedos siguen más o menos igual después de recorrer otros 500 km, mientras que el desgaste en la zona de los metatarsos ha crecido exponencialmente. Sin duda, sigo teniendo una técnica muy mala (no podemos olvidar el precio que hay que pagar por empezar a correr tarde y llevar poco tiempo en ello), pero está claro que voy en la buena dirección, por lo menos en este aspecto.

- Llamativas. Hoy día (hace aproximadamente un año y tres meses que me las compré) siguen llamando la atención al vulgo, pero comparado con correr descalzo o con huaraches, son casi como una zapatilla convencional en el aspecto visual; a todo se acostumbra uno, y hablo de mi mismo...

- Si tuviese dinero, repetiría la compra. No sé si en el modelo (que me encanta, no nos confundamos, pero la novedad de probar algo distinto me podría vencer), pero definitivamente sí en la marca. No ha habido ni un sólo segundo de arrepentimiento, no ya de haber entrenado con ellas sino de haber invertido dinero en ellas.


Aquí les dejo con unas imágenes de su estado actual para que se hagan una idea de lo que hablo, aunque cobrarán su verdadera importancia si se las compara con las imágenes publicadas en el post que cité al comienzo. En el "slide show" hay fotos de dos fecha diferentes, unas son de cuando las zapatillas cumplieron 1000 km (hace unos 4 meses) y otras de hoy mismo (con algunos km más), pero ambos grupos muestran de manera similar la incidencia de esos algo más de 1000 km.

Salud!


2 comentarios :

Sí que aguantan las pobres. Tienes que hacerles un homenaje cuando las jubiles. A ver si con la paga extra de Navidad te puedo regalar unas, ja, ja. Besos

Ya han hecho lo suyo , merecen una buena jubilacion ,saludos

Publicar un comentario